Semiología neurológica. Atiende a las manifestaciones clínicas de tu paciente

Podemos agrupar la amplia variedad de manifestaciones clínicas que pueden presentar las personas con patología neurológica en los siguientes bloques:

Alteraciones de la función motora: parálisis/paresia, alteraciones del tono, de los reflejos, pérdida de fuerza muscular, trastornos extrapiramidales (hipercinesias – distonía, corea, temblor cinético, tics, balismos, etc. – e hipocinesias – bradicinesia, rigidez, temblor postural)

Alteraciones de la sensibilidad y dolor: parestesias, disestesias, hipoestesia y anestesia (de cualquier de sus modalidades: táctil, dolorosa, térmica, propioceptiva y vibratoria)

Alteraciones de la coordinación: ataxia, dismetría, asinergia, disdiadoacocinesia

Marcha atáxica en un paciente con afectación cerebelosa

Alteraciones de la marcha e inestabilidad postural: patrones atípicos, ajustes posturales, estabilidad en bipedestación

Alteración de las funciones superiores: Lenguaje (disartria y afasias), Percepción (agnosias), Ejecución (apraxias), conducta y cognición

Marcha apráxica en un paciente con demencia

Disfunción autonómica: sialorrea, disfagia, estreñimiento, nicturia, urgencia miccional, etc.

En el abordaje de la persona con patología neurológica es importante contemplar todas las manifestaciones clínicas posibles, con la misión de plantear los objetivos de tratamiento, conocer a nuestro paciente, su entorno y los posibles factores que pueden interferir en el éxito de la terapia (trastornos de la comunicación, depresión, problemas de conducta, dolor, alteraciones de la sensibilidad, etc.).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s